Preeclampsia: Síntomas, Causas, Factores De Riesgos Y Tratamientos

Preeclampsia es una condición durante el embarazo donde hay un repentino aumento de la presión arterial y la hinchazón, principalmente en la cara, las manos y los pies.

La preeclampsia es la complicación más común que ocurre durante el embarazo. Generalmente se desarrolla durante el tercer trimestre y afecta aproximadamente a 1 de cada 20 embarazos .

Si la preeclampsia permanece sin tratamiento, puede desarrollar eclampsia, en la que la madre puede experimentar convulsiones, coma, e incluso puede morir. Sin embargo, las complicaciones de la preeclampsia son extremadamente raras si la madre asiste a sus citas prenatales.

Las causas exactas de la preeclampsia no se conocen, pero es probable que involucren los vasos sanguíneos en la placenta. Algunas investigaciones implican que hay un componente genético para la preeclampsia.

Según un estudio, la contaminación del tráfico podría estar relacionada con esta complicación.

Preeclampsia

Veamos cuales son los síntomas, causas, factores de riesgos, diagnósticos y tratamientos de esta complicación durante el embarazo

¿Cuales son los síntomas de la preeclampsia?

Inicialmente, la preeclampsia puede no presentar síntomas; Sin embargo, los signos tempranos, incluyen:

  • Presión arterial alta (hipertensión)
  • Proteína en la orina (proteinuria)

En la mayoría de los casos, la mujer no será consciente de estos dos signos, y sólo se enterará cuando un médico la observe durante una visita prenatal.

Aunque el 6-8 por ciento de todas las mujeres embarazadas experimentan tensión arterial alta, no significa necesariamente que tengan preeclampsia. El signo más revelador es la presencia de proteínas en la orina.

A medida que avanza la esta complicación, la mujer puede experimentar retención de líquidos (edema), con hinchazón en las manos, pies, tobillos y cara.

La hinchazón es una parte común del embarazo, especialmente durante el tercer trimestre, y tiende a ocurrir en las partes inferiores del cuerpo, tales como los tobillos y los pies. Los síntomas suelen ser más suaves a primera hora de la mañana y se acumulan durante el día. En la preeclampsia, el edema ocurre de repente y tiende a ser mucho más severo.

Posteriormente, pueden aparecer los siguientes signos y síntomas:

  • Visión borrosa, a veces con luces intermitentes
  • Dolores de cabeza, a menudo graves
  • Malestar
  • Dificultad para respirar
  • Dolor justo debajo de las costillas en el lado derecho
  • Aumento rápido de peso (causado por la retención de líquidos)
  • Vómito
  • Disminución en la producción de orina
  • Disminución de las plaquetas en la sangre
  • Función hepática alterada

El principal signo de la preeclampsia en el feto es la restricción del crecimiento debido a la disminución del suministro de sangre a la placenta.

Te invito a que leas: 28 Alimentos Con Ácido Fólico Para La Dieta En El Embarazo

¿Que causas la preeclampsia?

Se cree que la preeclampsia se debe a vasos sanguíneos placentarios insuficientemente formados.

Los expertos no están seguros de por qué ocurre la preeclampsia. La mayoría dice que hay un problema con el desarrollo de la placenta porque los vasos sanguíneos que lo suministran son más estrechos de lo normal y responden de manera diferente a las señales hormonales.

Debido a que los vasos sanguíneos son más estrechos de lo normal, el flujo sanguíneo es limitado.

Por qué los vasos sanguíneos se desarrollan de manera diferente no se entiende completamente, pero una serie de factores pueden desempeñar un papel; incluyen:

Daño a los vasos sanguíneos

  • Insuficiente flujo sanguíneo al útero
  • Problemas con el sistema inmunológico
  • Factores genéticos

¿Cuales son los factores de riesgo de la preeclampsia?

Los factores de riesgo asociados con la preeclampsia incluyen:

1.- Primeros embarazos.

Las posibilidades de preeclampsia durante un primer embarazo son considerablemente más altas que las posteriores.

2.- Intervalo de embarazo.

Si el segundo embarazo se produce al menos 10 años después de la primera, el segundo embarazo tiene un mayor riesgo de preeclampsia.

3.- Nueva paternidad.

Cada embarazo con un nuevo compañero aumenta el riesgo de preeclampsia en comparación con un segundo o tercer embarazo con la misma pareja.

4.- Historia familiar.

Una mujer cuya madre o hermana tenía preeclampsia tiene un mayor riesgo de desarrollarla ella misma.

5.- Antecedentes personales de preeclampsia.

Una mujer que tuvo preeclampsia en su primer embarazo tiene un riesgo mucho mayor de tener la misma condición en sus embarazos posteriores.

6.- Edad.

Las mujeres mayores de 40 años y los adolescentes tienen más probabilidades de desarrollar esta complicación en comparación con las mujeres de otras edades.

7.- Ciertas condiciones y enfermedades.

Las mujeres con diabetes, presión arterial alta, migrañas y enfermedad renal tienen más probabilidades de desarrollar preeclampsia.

8.- Obesidad.

Las tasas de preeclampsia son mucho más altas entre las mujeres obesas.

9.- Múltiples embarazos.

Si una mujer espera dos o más bebés, el riesgo es mayor.

Son muchos los factores de riesgos que se presentan en la preeclampsia

¿Como diagnosticar la preeclampsia?

Una prueba de sangre y una prueba de orina son necesarias para diagnosticar la preeclampsia.

Para tener un diagnóstico, las dos pruebas siguientes deben volver positivas:

Hipertensión

La presión arterial de la mujer es demasiado alta. Una lectura de la presión arterial por encima de 140/90 milímetros de mercurio es anormal en el embarazo.

 Proteinuria

La proteína se detecta en la orina. Las muestras de orina se recogen durante 12 horas o más y se evalúa la cantidad de proteína. Esto puede dar una indicación de la severidad de la condición.

El médico también puede solicitar otras pruebas de diagnóstico:

Exámenes de sangre para ver qué tan bien funcionan los riñones y el hígado y si la sangre está coagulando adecuadamente.

Ecografía fetal el progreso del bebé será monitoreado de cerca para asegurarse de que están creciendo adecuadamente.

Prueba sin estrés: El médico comprueba cómo reaccionan los latidos del bebé cuando se mueven. Si el latido del corazón aumenta 15 latidos o más en un minuto por lo menos 15 segundos dos veces cada 20 minutos, es una indicación de que todo es normal.

¿Cual es el tratamiento de preeclampsia?

La preeclampsia no se cura hasta que el bebé es entregado. Hasta que la presión arterial de la madre disminuye, tiene un mayor riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular, sangrado severo, desprendimiento placentario (la placenta se separa del útero) y convulsiones. En algunos casos, especialmente si la preeclampsia comenzó temprano, el parto puede no ser la mejor opción para el feto.

Se aconseja a las mujeres con preeclampsia en embarazos previos que asistan a las sesiones prenatales más a menudo. Se pueden recomendar los siguientes medicamentos:

  • Antihipertensivos: Estos se usan para bajar la presión arterial.
  • Anticonvulsivos: En casos severos, estos medicamentos se usan para prevenir una primera convulsión. El médico puede prescribir sulfato de magnesio .
  • Corticosteroides: Si la madre tiene preeclampsia o síndrome HELLP (ver abajo); Estos fármacos pueden mejorar el funcionamiento de las plaquetas y el hígado, lo que prolonga el embarazo.

También aceleran el desarrollo de los pulmones del bebé, lo que es importante si van a nacer prematuramente. El mejor tratamiento para el síndrome HELLP es por lo general parir lo antes posible.

Descanso

Si la mujer está lejos del final de su embarazo y sus síntomas son leves, el médico puede aconsejarle que descanse en la cama. Descansar ayuda a bajar la presión arterial, lo que a su vez aumenta el flujo de sangre a la placenta, lo que beneficia al bebé.

A algunas mujeres se les aconseja que simplemente se acuesten en la cama, y ​​sólo se sientan o se paren cuando tienen que hacerlo. A otros se les permite sentarse en un sillón, sofá o cama, pero tendrán sus actividades físicas estrictamente limitadas. La presión arterial y los análisis de orina se llevarán a cabo regularmente. El bebé también será monitoreado de cerca. En casos severos, la mujer puede tener que ser hospitalizada y recibir un descanso continuo en cama donde será monitoreada de cerca.

El descanso suele ser uno de los tratamientos mas efectivos para la preeclampsia

Induciendo manualmente

Si la preeclampsia se diagnostica cerca del final del embarazo, los médicos pueden aconsejar el parto al bebé tan pronto como sea posible.

En casos muy graves, puede no haber elección y se induce manual o se realiza una cesárea tan pronto como sea posible. Durante el parto, a la madre se le puede administrar sulfato de magnesio para mejorar el flujo sanguíneo uterino y prevenir las convulsiones.

Los síntomas de la preeclampsia deben desaparecer unas pocas semanas después del parto.

Preeclampsia y complicaciones

Si la preeclampsia no se trata, existe el riesgo de complicaciones graves. Las complicaciones son raras si la mujer va a citas prenatales. Sin embargo, si la condición no se diagnostica por alguna razón, los riesgos son considerablemente mayores.

Las siguientes complicaciones pueden surgir de la preeclampsia:

Síndrome HELLP :

HELLP puede convertirse en una amenaza para la vida muy rápidamente, tanto para la madre como para el bebé. Representa hemólisis, enzimas hepáticas elevadas y bajo recuento de plaquetas.

Es un trastorno combinado de hígado y coagulación de la sangre que ocurre con mayor frecuencia después de dar a luz, pero puede aparecer en cualquier momento después de la 20 ª semana de embarazo. Muy raramente, puede ocurrir de antemano. La única manera de tratar eficazmente el síndrome HELLP es parir al bebé lo antes posible.

Flujo sanguíneo deficiente a la placenta:

Si el flujo sanguíneo a la placenta es restringido, es posible que el bebé no reciba oxígeno y nutrientes, lo que puede conducir a un crecimiento más lento, dificultades para respirar y parto prematuro.

Desprendimiento placentario:

La placenta se separa de la pared interna del útero. En casos severos, puede haber sangrado abundante, que puede dañar la placenta. Cualquier daño a la placenta puede poner en riesgo la vida del bebé y de la madre.

Eclampsia:

Básicamente una combinación de preeclampsia y convulsiones. La mujer puede experimentar dolor bajo las costillas en el lado derecho de su cuerpo, dolor de cabeza intenso, visión borrosa, confusión y disminución de la vigilancia. Si no se trata, la mujer corre el riesgo de entrar en coma, sufrir daño cerebral permanente y morir. La condición es potencialmente mortal para el bebé también.

Enfermedad cardiovascular:

Las mujeres que tienen preeclampsia tienen un mayor riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares más tarde en la vida.

La preeclampsia puede tener algunas consecuencias a largo plazo para el bebé en desarrollo. La investigación ha demostrado que la presión arterial alta en las mujeres embarazadas puede afectar las habilidades cognitivas del bebé, que pueden aparecer más adelante en la vida.

No dejes de leer: Depresión Post Parto : Síntomas, Causas, Y Tratamientos

TAMBIEN DEBERIAS LEER

Compartir te hace grande.

Deja un comentario